Sección de Ocio y Tiempo Libre

El ocio positivo potencia valores personales y comunitarios más allá de sí mismo; pero gran parte de estos valores están relacionados con el tipo de ocio que se practique.
El ocio es una experiencia humana libre, gozosa y con un fin en sí misma; es decir, voluntaria y separada de la necesidad, entendida como necesidad primaria. La experiencia de ocio implica una percepción subjetiva en la que influyen tanto la propia experiencia personal como el entorno social en que se vive.

Educar el ocio es educar el aspecto más personal de cada uno. Nuestro programa de ocio se convierte en un complemento para el fin más importante de las personas con discapacidad: la preparación para la vida de la persona discapacitada de manera integral.

El Ocio y la Cultura no son más que la relación de los individuos con el mundo que los rodea, su conocimiento y su disfrute. Por ello, nuestras Convocatorias de Ocio se convierten en una amplia serie de actividades de distinta naturaleza que se entretejen con la mismísima actualidad: conferencias, cursos, salidas culturales y de recreo, fiestas...

La calidad de vida de las personas con discapacidad no se puede conseguir totalmente, sin desarrollar una parcela fundamental para el bienestar emocional, el desarrollo de relaciones interpersonales significativas y la inclusión en sus comunidades de origen: EL OCIO.

El Programa de Ocio pretende ofrecer a las personas con discapacidad física de nuestra Comunidad, la posibilidad de participar en diferentes actividades de ocio y estancias de vacaciones. Es un servicio guiado por los principios de normalización, inclusión social y orientación al usuario, proporcionando los apoyos necesarios para que las personas que engloban nuestro colectivo lleguen a disponer de habilidades necesarias para disfrutar de su tiempo de ocio de la forma más autónoma posible o bien con los apoyos que le sean necesarios.Entre los objetivos de nuestros programas de ocio destacan:

  • Ofrecer a la persona con discapacidad intelectual los recursos y apoyos necesarios para que pueda ejercitar su derecho a un ocio individual y compartido en igualdad de condiciones que el resto de la comunidad.
  • Favorecer las relaciones interpersonales y de amistad.
  • Mantener su nivel de autonomía personal.
  • Disfrutar del tiempo libre, mediante actividades lúdicas.
  • Estimular la autodirección y autogestión, para posibilitar un ejercicio autónomo del ocio, según las capacidades de cada persona.
  • Facilitar el respiro para las familias.